lunes, 3 de abril de 2017

La historia de Claudia.

Hace dos años una mujer, se convirtió en madre por tercera vez. Decidió adoptar una niña recién nacida con síndrome de Down que llevaba semanas en el hospital esperando una familia y esta familia fue la elegida.

Cuando por fin pudieron llevarla a casa, sus hermanos de 11 y 14 años se sintieron muy felices.

Esta familia ofreció a la niña el amor que necesitaba para salir adelante y superar sus problemas de salud.  Desde el primer momento que los padres la vieron, les robo el corazón, y su papa soñaba un futuro para ella, sin límites, como el de los demás niños.
Claudia fue creciendo, entre visitas a médicos, jornadas de estimulación y una familia en la que era amada y feliz. Ella aprende de sus hermanos, y sus hermanos de ella, y sus ojos llenos de vida son el mejor regalo.

Para los padres su diferencia los enriquecía, ella ha enseñado a apreciar otras cosas más bellas e importantes, nos ha mostrado que hay muchos tipos de inteligencia, nos ha permitido valorar cada esfuerzo y cada pequeño logro.

Claudia tiene algo especial, gracias a su felicidad y sonrisa que nos aporta todos los días nos hace más felices a nosotros.

Es un ejemplo de superación  y de cómo a pesar de sus diferencias también es querida por los demás.

Elena Cabello Sánchez.
elenacabello97@hotmail.com
Magisterio Infantil- UCLM

No hay comentarios:

Publicar un comentario