miércoles, 19 de abril de 2017

El TDAH en nuestras aulas

Voy a presentar un caso real de TDAH en el aula de infantil.
Para comenzar, ¿qué es el TDAH? Es un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad, y que en muchas ocasiones está asociado con otros trastornos comórbidos.
Benjamín, de 4 años, estudia en un colegio ordinario de un pueblo de Toledo. Es un niño con TDAH, aunque, a pesar de tener una sospecha tanto clínica e incluso en su ámbito escolar, familiar, etc., no se puede establecer un diagnostico totalmente cierto hasta que el niño supere los 6 años.
Quise saber cómo atender a sus necesidades educativas en un aula en el que hay más niños, y para ello pase un día en el aula, con su profesora de infantil, Natalia.
Natalia me estuvo explicando la evolución de Benjamín en el aula, como poco a poco y con mucho trabajo se consiguen cosas. Para ella, es un niño más, solo necesita un poco más de ayuda, pero para ella no supone ningún problema.
Para que el niño sea participe en el aula y no se distraiga, realiza un cambio de roles, es decir, en vez de ser ella la profesora, lo es Benjamín, le hace protagonista de su clase. Por ejemplo, para repasar lo que se hizo el día anterior, saca a Benjamín con ella, y le pregunta si se acuerda de lo que habían hecho el día anterior, y así él lo explica a la clase. De esta manera, aparte de que así el niño intenta concentrarse en recordar, la profesora observa si ayer estuvo atento y aprendió, es como si fuera su momento de evaluación. Mientras, los demás alumnos están atentos a lo que dice Benjamín para ayudarle si no se acuerda.
Este día, tocó repasar los números con regletas.  He de decir, que los niños con TDAH, suelen tener más problemas en matemáticas, les cuesta mantenerse en una concentración durante mucho tiempo. Para repasarlo, jugamos al juego "Cortar los números", al cual ya habían estado jugando durante toda la semana. Para este juego, hizo que Benjamín fuese el primero. Le dio a escoger el número que quisiera, y fue el 2. Para ello, tenía que coger 2 piezas. Pero observé, que en el momento de cogerlas, cogió muchas más de las que debía, aunque la profesora no dijo nada. Cuando tenía que explicarlo en voz alta, puso el número que le tocó y cogió dos piezas. Lo hizo correcto.  Después de esto, él se puso a jugar mientras que los demás alumnos hacían la actividad.
La profesora me explicó, que si le hubiésemos regañado antes, el niño podría haberse frustrado o enfadado y dejar de hacerlo. De esta manera, lo hemos dejado, y lo ha conseguido correctamente.
No siempre hace que Benjamín sea protagonista, pues hay muchos más niños en el aula y todos quieren serlo. Por eso, en algunas actividades si lo hace y en otras no.
Ese día, nos tocó hacer ficha, en relación a las regletas y los números, lo mismo que habíamos hecho anteriormente. En estos casos, mientras los demás alumnos realizan la ficha, Benjamín se va a la mesa de la profesora y lo hace con ella. Este es el momento en el que la profesora puede poner más atención en él.
Cuando tenemos un caso de TDAH, hay que encontrar el momento en el que el niño está más relajado y tranquilo para poder trabajar con él, puesto que cuando no puede más, si le obligamos puede ser peor, hacemos que no quiera seguir haciendo nada.
Me recomendó una página web, en la cual venia mucha información acerca del TDAH, además de materiales para profesores, y también para padres.
Aquí os dejo el enlace: http://www.tdahytu.es/

Aquí os dejo otro enlace para obtener mas información sobre este tema: http://hablemosdeltdah.com/caracteristicas-del-tdah/

Irene Rubio Sierra
1ºMagisterio de Educación  Infantil

No hay comentarios:

Publicar un comentario